Cómo leer tus favoritos de Twitter desde Google Reader

Favoritos de Twitter
© freshidea - Fotolia.com

Una de las cosas peor utilizadas (después del alambre que cierra el pan de molde), son los favoritos de Twitter.

No entiendo porque al igual que las listas, son algo infrautilizado por el común de la gente.

Hoy, sin querer, comentándolo con una persona que sabe bastante de redes sociales, me di cuenta que yo los uso de una manera que pensé que era más conocida. Y sin embargo, haciendo un leve rastreo en Google, veo que pocos o nadie, han escrito sobre el tema en castellano.

Es por eso que os dejo el proceso con el cual yo guardo todos aquellos tweets que marco como favoritos dentro de mi cuenta de Google Reader. (vale lo mismo para cualquier lista de favoritos de otra cuenta)

Es por demás sencillo.

Paso 1:

Copia este código

https://api.twitter.com/1/favorites.rss?screen_name=username

Y cambia la última parte «username» por el nombre de tu usuario (o del usuario que quieras guardar los favoritos)

Paso 2:

Pega el código dentro del formulario para suscribirse a un nuevo canal dentro de Google Reader. (imagen)

Favoritos de Twitter dentro de Google Reader

Y listo ! Con estos sencillos pasos, puedes guardar y recuperar muy fácil todo lo que marques como favorito en Twitter, para darle un uso más correcto de cara a tu estrategia de content curation.

Ahora, eso si. Cómo dice Inma Ferragud: «menos favoritear y más retuitear». Que también mosquea mucho que no le hagas un simple RT a lo que te guardas 🙂

 

El futuro del social media se llama Big Data

Big Data
© Ben Chams - Fotolia.com

Tal vez sea porque soy un optimista sin remedio (oxímoron inmenso), pero donde otros ven desencanto en las redes sociales, yo veo consolidación.

Es imposible que Facebook no pierda usuarios en Estados Unidos. Con un 52% de penetración, es lógico que siempre alguno se aburra, se pase de plataforma (Twitter sigue creciendo imparable), o simplemente entre cada vez más esporádicamente.

Pero si nos fijamos en las actividades de las empresas, las que ya tienen un cierto recorrido dentro y han experimentado bastante; luego del lógico camino de «prueba – error», ahora están tratando de centrar sus actividades en dos aspectos fundamentales:

  • En la ampliación de la comunidad comprometida. Lo que traducido en una sola palabra se suele denominar «engagement»
  • En el uso estratégico de los datos recogidos de la actividad de su comunidad

Es en este punto donde entra lo que para mi será el futuro del social media corporativo. Lo que a grandes rasgos, y para muchos otros usos, se denomina Big Data.

Para ponerlo en palabras sencillas; se trata de utilizar de manera productiva, la ingente cantidad de datos que se generan de la interacción de las personas en los canales y plataformas sociales.

De qué sirven los millones de tweets, las actualizaciones de Facebook, los checkins en Foursquare, los pins de Pinterest… si no podemos hacer un uso estratégico de esta información?

Como podrás darte cuenta, en esto está la diferencia entre la inercia monótona de publicar todos los días en tus perfiles, o recoger y analizar los datos producidos por el intercambio de información.

Pongamos todo esto en contexto para que te puedas hacer una idea del volúmen de oportunidades que estamos hablando.

Según un estudio de McKinsey de 2010; las empresas con más de 1000 empleados, poseen más de 200 Terabytes de información acerca de toda la «vida comercial» de sus clientes. La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos está «empaquetada» en 10 Terabytes.

El problema es que por esencia, los datos que generamos y recogemos de estas plataformas está muy desorganizado. La falta de educación interna y externa en el etiquetado de todo lo que se genera, hace casi imposible su rastreo y recuperación. Es por eso que aún falta un tiempo hasta que podamos ver en acción todo el poder del Big Data dentro de las redes sociales.

Para que puedas imaginar el poder de estas implementaciones, te dejo algunos ejemplos significativos con casos reales.

Gestión de desastres naturales

Big Data y redes sociales

En 2011, un sismo de 5.8 sacudió las costas de Virginia. Twitter se convirtió en la fuente más rápida y fiable para rastrear el efecto del temblor en la ciudadanía. Incluso por encima del US Geologic Survey. A raíz de esto, este organismo está analizando diversas maneras de utilizar estas fuentes para ampliar sus propios reportes.

El primer caso significativo del uso de Twitter y los terremotos a escala global, tal vez haya sido el que sacudió Chile en 2010. Allí, aún con la diferencia de usuarios con respecto a los que hay hoy; nos dimos cuenta que esta herramienta podría ser fundamental para organizar las alertas. E incluso salvar personas.

El magnífico ejemplo de la gestión ciudadana de las nevadas en Vitoria-Gasteiz etiquetadas con el hashtag #NieveVG y organizadas desde la web creada para tal efecto.

Control de calidad de productos industriales

El Pamplin College of Business realizó un estudio para comprobar que analizando las palabras relacionadas con cada una de las marcas de automóviles, se podía determinar los casos de desperfectos recurrentes, y prevenir consecuencias peores para las fábricas.

Fluctuaciones del valor de las acciones de bolsa

WiseWindow y Bloomberg demostraron casi científicamente que el humor de los comentarios de la gente sobre las marcas, recogidos desde diversas fuentes en redes sociales, tenía relación con las fluctuaciones del valor de las acciones de esas empresas.

Publicidad segmentada

Este es quizá la más obvia de todas las implementaciones. Todas las plataformas sociales utilizan los datos que nosotros mismos generamos para ofrecernos, y ofrecer a los anunciantes; posibilidades de segmentación para orientar mejor nuestros presupuestos publicitarios.

Hay muchísimos más ejemplos que trataré de ir analizando individualmente para sacar algunas conclusiones más concretas, pero me gustaría que vosotros me trasladéis casos cercanos de utilización de los datos recogidos a través de las redes sociales para usos corporativos.

Cómo vender un coche solo por monitorizar Twitter

Honda Ridgeline

Tanto en este blog como personalmente, os he contado que para mi, la presencia en redes sociales se debería dividir en 80% monitorización, 20% activación.

Dentro de la monitorización, hace muchos años he diferenciado lo que he denominado monitorización pasiva y monitorización activa.

La monitorización pasiva es la que te ayuda a controlar la reputación de tu marca e identificar posibles génesis de crisis. Pero la activa es la más importante para mi. Es la que te permite crear contenido adaptado a las necesidades de tu público en cada momento, y la que te permite «activar» las alarmas si alguien necesita algo que tu puedes ofrecer.

En las oportunidades que tuve de recorrer diferentes ciudades dando conferencias o talleres, sólo una vez me ha contestado un interesado cuando pedí referencias sobre dónde ir a comer. Fue en Burgos, España.

Hoy, os traigo una historia (real) que hará que cambiéis para siempre el modo en el que medís la importancia de la monitorización activa.

Era un día más en Duncan, British Columbia, Canadá. Tanya Thompson, ocupaba su puesto de recepcionista reconvertida por propia voluntad también en Community Manager de Discovery Honda, un concesionario de la marca japonesa que también posee cuentas en Pinterest, YouTube, Facebook, y Twitter. Todos controlados por Tanya. “Ser recepcionista desde 2006 de un concesionario te da la oportunidad de conocer bastante de coches y además, de tener contacto con mucha cantidad de gente diferente».

Entonces, parecía lógico que su jefe le propusiera hacerse cargo de «las cosas de las redes sociales» hace 18 meses. Aún sabiendo que Tanya no tenía la menor idea de social media. A él, sólo le importaba que conectaba bien con la gente. Como muchos principiantes, Tanya trató de absorber todo lo que pudo y leer cuanto artículo sobre Twitter le parecía importante. Aprendió con su propia cuenta a hacer menciones y a utilizar correctamente los hashtags.

Pero entendía también que hacerlo de manera corporativa, requería de otros conocimientos más específicos, así que se apuntó a un curso personalizado con un consultor reconocido.

Con el voto de confianza de su jefe, Tanya empezó a publicar links interesantes sobre mantenimiento de vehículos y a conectar con miembros de Twitter que viven en la misma ciudad.

Pero por recomendación del consultor, lo que más hacía era «escuchar» en Twitter. «Monitorizo por menciones de nuestro nombre, de nuestros modelos, nuestro usuario y trato de responder cada una de las menciones que nos llegan», dice Tanya. Pero nunca imaginó que esa simple acción reportaría tanto para Discovery Honda.

«En abril, una señora vino al concesionario para hacer una reparación de su vehículo. En la sala de espera, mientras esperaba su coche, tuiteó sobre el nuevo modelo de pickup de Honda, el Ridgeline y lo magnífico que le parecía ahí en el showroom. Además, había incluído nuestro usuario @DiscoveryHonda en su tweet».

Las alertas de Tanya se activaron y sin pensárselo dos veces le respondió: «Qué te parecería que te pase a buscar con uno igual para un test drive?». El jefe de vendedores miró a Tanya con sorpresa. Esos detalles si bien se usan con discrecionalidad, requieren de una autorización previa. Pero la decidida community lo sabía. No había tiempo para trámites. Luego pediría disculpas a quien correspondiese. Así que tomó las llaves y se fue a ver a la señora a la sala de espera.

«Qué, se anima?» Interpeló a la cliente que no entendía nada.

«Creo que tuiteó en cada semáforo en rojo que la frenaba. Y yo contestaba con datos cada cosa que elogiaba del coche. Perdió la noción del tiempo y fue a buscar a sus hijos al colegio con el coche nuevo. En un momento, la hermana de la cliente se metió en nuestra conversación de Twitter. Y con esta, un montón de amigos de estas. Las palabras Ridgeline y Discovery Honda fueron mencionadas decenas de veces a lo largo de las horas que estuvo fuera. Pero lo mejor estaba por llegar». Contó con una sonrisa Tanya recordándolo.

Como en un sueño, cuando la señora volvió al concesionario, fue directamente a buscar a Tanya y le dijo convencida: «Me lo llevo». La community le explicó que ella no era vendedora, que «sólo» llevaba los perfiles en redes sociales. Pero que la atendería alguien en un minuto.

«Y así fue como vendí mi primer coche. Y vía Twitter !!»

«Siempre tienes que estar escuchando. Jamás hubiese vendido ese coche si no hubiese estado atenta. Ni siquiera me hubiese enterado que esa señora estaba en ese momento en el concesionario, tuiteando sobre nosotros y nuestros vehículos. No tiene sentido estar en Twitter si no es para conectar con nuestro público objetivo».

El servicio de Tanya no se quedó ahí. La cliente quería la pickup en un color que no estaba disponible. Tomó un par de semanas conseguirlo, pero cuando llegó, ahí estaba la señora sacando fotos de su nuevo coche, incluso bajando del camión de transporte y subiéndolas a Twitter.

«Hoy, viendo las fotos, podemos recrear la emoción y la felicidad de esa cliente. Incluso en este tiempo, nos ha referido a muchísimos interesados. Y todo, desde Twitter».

Creo que no hace falta agregar nada. Pero si quieres saber un poco más sobre monitorización activa, te dejo el vídeo de la conferencia de Víctor Manuel Gañán y yo en el IX Adictos Social Media.

Fuente: [SproutSocial]

Actualización: Me acaba de contestar una mención Tanya, la protagonista 🙂

Facebook debe revisar sus políticas de concursos urgente

No rompas las reglas
© creative soul - Fotolia.com

Tal vez sepas, o tal vez no, que lo que se muestra en tu muro de Facebook está condicionado por un algoritmo de visibilidad llamado «Edge Rank».

No voy a explicarte aquí que es y cómo funciona. Hay muchos y muy buenos artículos sobre el tema indexados en Google.

Hoy quiero compartir con vosotros un tema que me preocupa y ocupa desde hace bastante tiempo.

Si tienes o administras una página de Facebook, te habrás dado cuenta que el botón que más te beneficia como marca, es el que menos usan los usuarios. El mágico botón de compartir.

Una de las estrategias para crecer naturalmente sin invertir en Facebook Ads (y sin comprar fans), es realizar concursos. Pero aquí es donde empieza el problema.

En los Términos de Uso de Facebook en relación a las promociones dice:

Si utilizas Facebook para administrar una promoción (como un concurso o apuesta) o enviar comunicaciones acerca de ella, serás responsable de que el funcionamiento de la promoción cumpla la legalidad vigente. Esto incluye las reglas oficiales, los términos de la oferta y los requisitos para optar a la promoción (por ejemplo, restricciones de edad y lugar de residencia), así como el cumplimiento de las normativas que afecten a la promoción y a los premios ofrecidos en ella (por ejemplo, comunicación a las autoridades pertinentes y obtención de los permisos necesarios). Ten en cuenta que el cumplimiento de estas normas no implica que la promoción cumpla todos los requisitos legales. Las promociones están sujetas a muchas normativas, así que si no estás seguro de que tu promoción cumpla la legalidad vigente, consulta a un experto.
Las promociones de Facebook se deben administrar en aplicaciones que están en Facebook.com, ya sea en la página principal o en una aplicación de una página.
ii.    Las promociones deben incluir lo siguiente:
a.    Una exoneración completa de Facebook de toda responsabilidad por parte de cada concursante o participante.
b.    Un reconocimiento de que la promoción no está patrocinada, avalada, administrada ni asociada en modo alguno a Facebook.
c.    Un aviso de divulgación que indique que el participante proporciona información a [destinatarios de la información] y no a Facebook.
iii.    El registro o participación del usuario en la promoción no pueden depender de que realice una acción en ninguna función de Facebook, salvo hacer clic en el botón “Me gusta” de una página, indicar que se encuentra en un establecimiento con página de lugar en Facebook o conectar con tu aplicación. Por ejemplo, no debes condicionar el registro o la participación a acciones como indicar que le gusta una publicación en el muro, o comentar o subir una foto en un muro.
iv.    No debes usar las funciones de Facebook como mecanismo de registro en la promoción o de participación en la misma. Por ejemplo, el acto de hacer clic en el botón «Me gusta» de una página o de registrar una visita en un lugar no pueden suponer que el usuario quede registrado o participe automáticamente en la promoción.
v.    No debes usar las funciones ni las características de Facebook, por ejemplo el botón «Me gusta», como mecanismos de votación para una promoción.
vi.    No debes notificar a los ganadores por medio de Facebook, por ejemplo, a través de los mensajes, el chat o las publicaciones en perfiles (biografías) o páginas de Facebook.
vii.    Definiciones:
a.    “Administración” debe entenderse como la gestión de cualquier elemento de la promoción, como recopilar inscripciones, realizar un sorteo, valorar las participaciones o notificar a los ganadores.
b.    Con “comunicación” nos referimos a promocionar, publicitar o hacer referencia a una promoción mediante cualquier método en Facebook, por ejemplo, en anuncios, en una página o en una publicación en el muro.

Cuántas infracciones a estas políticas habéis visto en vuestros muros? Miles seguramente. Igual que yo.

Pero que pasa cuando te dedicas profesionalmente a esto? Dormir con la conciencia tranquila no alcanza cuando tu cliente no ve resultados iguales a los que no cumplen las reglas.

Las grandes páginas obviamente que las cumplen. Su visibilidad y exposición es más grande y el peligro al banneo es proporcional. Pero estoy cansado de ver como páginas con 20.000, 30.000 o 100.000 fans se pasan por el forro estas normas y no les pasa nada. La culpa no es de ellos, obviamente. Ateniéndose al conocimiento del Edge Rank, saben que de esa manera se están asegurando niveles de participación mucho más altos que los normales. Pero, repito, de manera ilegal. La única responsabilidad sobre el tema la tiene Facebook. Si no puede garantizar igualdad en el cumplimiento de las reglas, o las cambia o las retira.

La gente no conoce y no tiene porque conocer cómo funciona el EdgeRank y la importancia de presentarse al Consejero con una cantidad X de «Me Gusta». Pero los responsables de las redes sociales de esa empresa, si que lo deben conocer. Es su obligación.

Entonces, no pueden desconocer que pseudo concursos de este tipo son ilegales. Cuántas veces has visto cosas como estás?

Quieres ganar un XXXXXXX ?

Paso 1: Pincha en Me Gusta

Paso 2: Comparte la foto con tus contactos

El que más Me Gusta obtenga será el ganador de un XXXXXXX

Justamente ahí es donde radica el problema. Si las acciones de promoción deben realizarse por fuera de la plataforma de Facebook (EasyPromos y similares) y estas no cuentan para incrementar el nivel de EdgeRank, qué creéis que harán la mayoría de las pymes?

Si ves que haciendo las cosas bien, te gastas X cantidad de euros en Historias patrocinadas, Promoted Pages, etc; y el de al lado no cumple ninguna de las condiciones legales y tiene mejor nivel de engagement, lo primero que harán es dejar de gastarse esos euros en los sistemas de promoción de Facebook. Por eso digo que este tema le debería preocupar también a Mark Zuckerberg y sus muchachos. Si todos empezamos a saltarnos las reglas, el primero que perderá será Facebook. Salvo que plantee bannear a miles o millones de páginas.

A mi, como profesional, lo que me preocupa es quedarme sin argumentos de cara a los clientes. Como dije, aún sabiendo que estoy haciendo las cosas bien y siguiendo todas las pautas que pone Facebook; se me queda corto el discurso cuando, al igual que pasaba con los que usaban perfiles en lugar de páginas; tu cliente ve como lo pasan por la derecha los «listos» de la clase.

Actualización: Raúl Macías, a través de Twitter me envía los antecedentes de su caso con El Mundo y un concurso promocionado de manera tercerizada para Wilkinson, donde la Asociación Autocontrol le tuvo que decir al Community de El Mundo que casi mejor que se dedique a otra cosa. Ver para creer…

La cuenta o la vida. Consejos básicos de seguridad para Twitter

Consejos seguridad Twitter

Existen tantos ejemplos de metidas de pata en Twitter, que se podrían recopilar en un libro de 40 tomos.

Fátima Báñez y su bubble shooters (no lo busquéis porque cerró su perfil), Ignacio González y su tarjeta hot

El último con ribetes hasta cómicos fue el hackeo de la cuenta de @abc_deportes trolleando y añadiendo más leña al fuego, desde la mismísima cuenta oficial del periódico @abc_es.

 

Pero por qué pasa esto? Por qué pasan este tipo de situaciones?

Porque en el 90% de los casos, el peor hacker / troll que tenemos, somos nosotros mismos.

La importancia que le dan las empresas e instituciones a sus perfiles en redes sociales, queda reflejada en la manera de administrar y gestionar la seguridad de las mismas. Son un colador.

Y claro, el buen rollismo del social media se acaba de repente y de un golpe en la nuca, cuando ves comprometida tu cuenta de Twitter o tu fan page de Facebook. Es en ese momento que se empiezan a preocupar por su seguridad y a caer en la cuenta que tal vez no fue buena idea poner de contraseña «qwerty123».

Como las cosas que nunca se te olvidan siempre se aprenden por las malas, os voy a dejar unos cuantos consejos sobre cómo administrar la seguridad de vuestras cuentas, que me tocó aprender obviamente, a causa de haberlas sufrido directa o indirectamente. Principalmente en Twitter, pero algún que otro para Facebook también caerá.

Nota: Todos los consejos son para cuentas corporativas. Como dije muchas veces, con sus cuentas personales, que cada uno haga lo que le de la gana.

  • Programa de gestión indirecto: Y esto qué es? Si tienes que delegar el uso de tu cuenta de Twitter en un empleado, subordinado, becario, etc. JAMÁS le dés acceso a tu contraseña. Elige cualquier herramienta de gestión que se adapte a tus necesidades, pero que permita acceder con la cuenta vinculada (una vez autorizada). Nunca desde la web. Y esto por qué? Porque si tu cuenta se ve comprometida (venganza, mala leche, descuido…) cortas la vinculación con la herramienta de gestión y se acaba el problema. De la otra forma, estarás a expensas de la voluntad de respuesta de Twitter. Que sabemos que no es muy veloz que digamos. Un ejemplo de esto podría ser Hootsuite, Tweetdeck, o cualquier otro que te pida una dirección de email y contraseña diferente a la de tu cuenta de Twitter.
  • Configuración protegida: Desde hace algún tiempo, existe una opción muy buena dentro de la configuración de tu cuenta de Twitter. De hecho, si hubiese existido allá por el 2009 me hubiese ahorrado el disgusto de mi vida. Dentro de Cuenta, existe una opción que viene desmarcada por defecto que dice «Requerir información personal para recuperar mi contraseña». Es un poco confuso porque no sólo hace eso, sino que si realizas cualquier modificación en tu perfil, te pedirá que introduzcas tu contraseña. Es un poco rollo, pero si por ejemplo, te olvidas tu cuenta abierta en el navegador, nadie podrá cambiarte el email de registro y la contraseña. Que fue lo que le pasó a mi cliente en un momento por demás inoportuno.
  • Aplicaciones asociadas: Ahhhh ! Cuánto hace que no le echas un ojo a este enlace: https://twitter.com/settings/applications ? Pues el 90% de las crisis por cuentas comprometidas entran a través de aplicaciones de terceros, a los cuales, por supuesto, le has dado tu consentimiento en el año 2008 y jamás has vuelto a usar. No me malinterpretes. Sólo @Fotomaf ó @Mediotic deben probar en España más aplicaciones para Twitter que yo; pero si veo que no me van a aportar nada, las borro inmediatamente. Y es más, tengo una tarea con alerta para repetirse cada dos meses en mi Google Calendar para recordarme que me de una vuelta por el cajón de sastre de las aplicaciones. Es lo que le pasó a la Ministra con su record de Bubble Shooters. En un momento «aceptó» la vinculación de Twitter con este juego y luego pasó lo que pasó.
  • El mejor y el peor amigo del hombre (y de la mujer): Estoy hablando del móvil. Claro está. Si tu uso requiere que actualices tu estado desde un dispositivo móvil (smartphone ó tablet), NUNCA compartas aplicación de tu cuenta corporativa con tu cuenta personal. Así, como Rajoy, PSOE, Ignacio González y un infinito etcétera, evitarás que lo que iba para una cuenta, salga por la otra. Si tu cuenta es muy importante, existe un escenario peor que todo esto. Es el exacto momento en el que te das cuenta que tu iPhone (sin clave) ha quedado encima de la barra de aquel bar. Algo que le ocurre con frecuencia a los chicos de Apple que prueban nuevos modelos 🙂 Si te ha ocurrido esto, será mejor que reces por tener algún sistema de «Remote Wipe».
  • Navegar esta bien, pero en distintos barcos: Relacionado con lo anterior, pero en entorno web. Jamás compartas aplicación, y ni siquiera navegador, entre tu cuenta corporativa y tu cuenta personal. Necesitarás un poco más de RAM para correr dos navegadores, pero te lo ahorrarás en disgustos.
  • Necesitas autoestima alta: Para no contestar los DM que dicen que están hablando mal de ti, que has salido horrible en una foto, etc. Los Mensajes Directos de desconocidos, y encima con un enlace, van directo a la basura. Bueno, los de gracias por seguirme, bla, bla, bla, también 🙂

No se trata de tener o no tener confianza. Tú puedes tener confianza en tu abogado y no por eso le das la clave de tu email. Se trata de administrar correctamente un recurso que mal gestionado, puede ser muy perjudicial para tu empresa y tu reputación.

Y como prometí un consejo para Facebook aquí va: hace un tiempo también que esta red social incorporó los distintos perfiles para los gestores de las páginas. Si tienes que delegar las actualizaciones de tu fan page, no hace falta que a esta persona le des recursos de Administrador. Con que tenga uno de «Creador de Contenidos», podrá hacer todo lo que necesita, menos gestionar los permisos de administración. Eso, te protegerá un poco en caso que esta persona pierda o comprometa su cuenta.

Cuánto publicar al día en Twitter? Ese delicado equilibrio

Partamos de la base fundamental de que todo lo que publiques tiene que tener valor para tu comunidad. Y no sólo tiene que tener valor, sino que, en lo posible, todo ese valor tiene que haber sido generado por ti.

Si tienes la suerte de poder contar con un equipo de generación de contenido que te ayude en tu presencia en Twitter, debes tener en cuenta que la principal causa por la que dejan de seguirte en esta y otras redes sociales, es la cantidad de actualizaciones por día que realizas.

Así se puede ver en el estudio más actualizado de la empresa eMarketer.

Razones por las que te dejan de seguir

Sin embargo, como te he contado en diferentes oportunidades, lo primero que debes conseguir para empezar a forjar una comunidad grande y estable, es visibilidad. Y aquí es donde la mayoría de las estrategias fallan. Se creen que más actualizaciones es igual a más visibilidad. El valor de tus contenidos es lo único que te puede aportar visibilidad. Visibilidad de la que aporta reputación; obviamente. Si quieres visibilidad vacía, hueca; puedes dedicarte a programar un tweet cada 2 minutos. Pero tu imagen, tarde o temprano se verá afectada. Y todos te pondrán la etiqueta de spammer.

Pero qué pasa con el Timeline orgánico? Al igual que en Facebook, una vez que alguien te sigue, ya nunca más (salvo que tenga interés en ello) ve TU timeline, sino que ve tus actualizaciones en SU timeline.

Y diversos estudios corroboran lo que todos imaginamos. Que un poco menos del 1% de tus seguidores está viendo el timeline en el momento justo en que tú publicas. Así, por ejemplo, si tienes 2000 seguidores, en el momento en que actualices tu estado, solo impactarás (potencialmente) a menos de 20.

Y aquí es donde viene el problema. Si no publicas demasiado, no consigues visibilidad, y si publicas seguido, corres el riesgo de que te dejen de seguir.

Obviamente dependerá de cada sector en concreto y «la vida» de cada comunidad en un momento determinado, pero ninguna cuenta debería publicar menos de 5 tweets al día. Si no puedes actualizar al menos esta cantidad de veces, puede significar dos cosas: o no tienes una buena monitorización establecida para recoger noticias interesantes para tu comunidad, o no estás generando ningún tipo de contenido en absoluto.

Del otro lado, si tu actividad está circunscripta a una región en concreto (no es internacional), más de 20 actualizaciones por día, puede considerarse spam en toda regla. Todo esto, incluidos los RT y las menciones y respuestas. Sólo existe una excepción a esta regla y es cuando formes parte de algún evento. En ese momento, y si el evento es del interés de tu comunidad, puedes superar tranquilamente los 20 tweets al día. Obviamente, teniendo cuidado tampoco de no pasarte. Un tweet cada 3 o 5 minutos puede ser una buena media para este tipo de eventos.

Y cómo distribuimos esos 20 tweets al día?

Es mentira que funcione programar uno a la hora durante 20 horas del día. Con herramientas como Buffer o SocialBro, debes descubrir en qué momento tienen más interacción tus tweets y aprovechar mejor esos segmentos para meter un tweet cada 15 o 20 minutos.

Existen ciertos «primetime» comunes de Twitter (de 7:30 a 9 horas y de 21 a 23). Pero no debes fiarte de esto. Puede que tu comunidad interactúe en otro momento del día. Por lo que no hagas caso a las cientos de infografías absurdas que publican por ahí con «los mejores momentos para publicar en Twitter». El único mejor momento es el que tú certifiques que es el mejor momento.

Entonces, si acabas de publicar un artículo en tu blog o web, puedes repetir sin problema 3 veces la actualización cambiando un poco la redacción del tweet a lo largo del día.

Luego, desde tu panel de monitorización, puedes programar unas 10 o 15 actualizaciones (dependiendo del sector y de la cantidad de noticias que puedas recoger).

Las otras 5 u 8 actualizaciones que te queden puedes reservarla para contestar pro activamente a gente de tu sector y a hacer retweets y menciones de influencers que tengas identificados en tu comunidad.

Todo esto, bien organizado y con una estrategia sólida te puede llevar no más de una hora y media al día.

Como ves, no hace falta estar las 24 horas pendiente de Twitter. Pero tampoco dedicarle 5 minutos al día y pretender tener éxito.

Y tú, como distribuyes tus actualizaciones a lo largo del día?

De Twitter, pajarracos y la tiranía del nido

Twitter y el nido de pajarracos
© Albert Ziganshin – Fotolia.com

Gracias a mi trabajo, tengo la oportunidad de estar en contacto todos los días con decenas de comunidades de diversa índole en muchas redes sociales diferentes. Algunas, con otras decenas de miles de seguidores, fans o como se llamen en cada una de estas plataformas.

Así mismo, he tenido la oportunidad de participar en procesos de consultoría, gestión o monitorización de empresas muy grandes, instituciones públicas, políticos y personajes más o menos «famosos».

Como resultado de casi 5 años de experiencia conviviendo todos los días con todo este enjambre, puedo decir con total seguridad, que el común denominador que tienen aquellas cuentas que representan a instituciones o políticos (y en menor medida también a famosos); es que no tienen margen de error. Ninguno. Cero.

Y lo peor de todo, es que los verdugos al acecho de estas posibles metidas de pata, son los adalides de las libertades y la democracia 2.0.

Gente que porque entró dos días antes a Twitter que tú. O peor. Que tiene X cientos o miles de seguidores más que tú, se cree dueño de la verdad divina dospuntoceril.

Da igual si los seguidores los consiguió a base de Tweetadder, Yahoo Pipes o especulando con el absurdo followback. Ellos son los Master of the Universe que tienen el poder de Grayskull.

Estos últimos días he asistido perplejo a auténticas cazas de brujas por gente que supuestamente está empapada del concepto profundo de los social media. Gente que se cree con poder y derecho de juzgar a una Administración pública por el primer tweet que lanza. Haciendo gala del prejuicio político más cavernario que me ha tocado presenciar.

Podrás estar más o menos de acuerdo con la organización, podrás estar más o menos de acuerdo con el color político al que (temporalmente) le toca gestionar ese perfil, podrás sentir más o menos envidia por no llevar tú ese perfil; pero te tienes que tragar toda tu bilis y evaluar objetivamente y sobretodo, profesionalmente la actuación de esa Institución en Twitter, Facebook, Pinterest o lo que sea. Y eso, de ninguna manera se puede hacer con el primer tweet que lanza.

Estoy absolutamente harto de paracaidistas encerrados en el «Cero» que hace de sufijo al «Dos Punto», que son incapaces de mirar hacia el mundo real, y se creen que todo pasa por SU modo gestionar las redes. Y todo lo que hacen los demás, independientemente del éxito, de las connotaciones políticas y humanas de estas cuentas; está mal. Simplemente porque no coincide con SU modo de entender el 2.0.

Cada vez que escucho o leo a alguno de estos personajes hablar de qué debería hacer tal o cual Institución o famoso en Twitter, me convenzo más de que JAMÁS estuvieron detrás de alguna cuenta siquiera parecida. No tienen la menor idea de lo que implica políticamente o desde el punto de vista público, el más mínimo de los actos en Twitter como puede ser, decidir a quién y cuándo seguir a otro usuario.

Son los mismos que pierden la boca hablando de lo genial que lo hace Barack Obama en las redes sociales; pero que ni siquiera se fijaron cuántos RT tiene. Os lo digo yo. Ni siquiera vayáis a verlo. 3, como mucho por semana. Y todos de perfiles «afines». No de ciudadanos. Por lo tanto, seamos serios. Por favor. Salgamos de  «la nube» por un momento.

Por suerte no son todos iguales. Hoy tuve la oportunidad de leer una auténtica joya de Antoní Gutiérrez-Rubí acerca del estreno del perfil en Twitter del Congreso.

Es objetivo. Lleno de sentido común y pragmático. Sin caer en la obsecuencia. Es muy fácil decir que los perfiles así tienen que interactuar, contestar, retuitear, estar disponibles 24×7, etc, etc, etc. Pero todo esto, que a todos nos encantaría, en la vida real es imposible de cumplir. Y lo vuelvo a repetir. No porque a lo mejor, material y humanamente no sea posible (que hoy es uno de los problemas); sino porque la tiranía del nido, estará esperando agazapada a saltar al menor error para comerse vivo a todas las personas, que con mejor o peor acierto; ponen todo de su parte para llevar adelante perfiles que son verdaderos hierros ardientes.

Dentro también de mi experiencia, lo que pude aprender (y lo que mucha gente no quiere entender) es que una crisis 1.0 se puede volver catástrofe en el 2.0. Pero muy rara vez (por no decir nunca) ocurre a la inversa.

Aprendamos a ser más tolerantes. Aprendamos a escuchar. Aprendamos a aprender. Y a poner todo en su justa medida y contexto. A raíz de todo esto, os dejo el enlace de una verdadera lección de vida acerca de este tema que escribió Andrés Pérez Ortega con el demoledor título «Un trending topic no paga la hipoteca».

Lo queramos asumir o no; nos guste o no, el 2.0 todavía no puede cambiar el mundo. Tal vez algún día, si. Pero hoy por hoy, todavía tienes que currarte una vida y una reputación en el mundo real. Sino, sólo serás un Don Nadie con muchos seguidores.

Goviral nos muestra a las 100 empresas top en branded content

Hemos dicho muchas veces que los nuevos consumidores no compran productos, sino que consumen experiencias. Experiencias que resuelven muchísimas más ambiciones (y caprichos) que las relatadas en la pirámide de Maslow.

Y en esta relativamente nueva relación de las marcas con estos prosumidores, hace más bien poco, nos dimos cuenta que la única manera que tenían las marcas para ponerse al frente de este nuevo perfil de comprador y generador de contenido, era generar historias y experiencias que hagan que estos evangelistas (y los que los siguen), se sumen a una causa común que exceda el simple comercial vacío.

El branded content es la evolución de esa publicidad irruptiva, spamística (si se me permite el término), que potencia la identificación de las personas (hayan consumido o no ese producto promocionado) con una nueva experiencia que lleva el punto de relación a un plano más inconsciente.

La empresa Goviral, acaba de sacar un ranking de las 100 empresas que mejor realizan estas estrategias de branded content. Usando una serie de variables como volúmen del contenido generado y engagement producido por ese material.

Obviamente, no hay sorpresa en el primer puesto. Red Bull ha arrasado en 2012. No sólo, pero si gracias a Red Bull Stratos.

Os dejo la infografía y el enlace para descargar el informe completo.

Top100 Branded Content Ranking
Pincha para agrandar

Descargar estudio completo sobre las 100 mejores empresas en estrategias de branding content

Qué deberías preguntarle a tu consultor de social media ?

Consultores Social Media
© auremar - Fotolia

Ya pasó a la historia la época en las que debíamos gritar a los cuatro vientos las ventajas de las redes sociales para las empresas. Principalmente para las pymes.

El dueño de empresa que no se haya querido enterar, es porque no le interesa. Y lo que hagamos ni tú ni yo, lo va a hacer cambiar de idea.

Ahora, que deberían estar empezando a llegar los convencidos; con la necesidad de aprender y/o contratar a un consultor que les ayude a planificar su estrategia. A ti, que eres dueño de una pyme, te voy a dejar unos consejos para que no te engañen las cientos (miles) de empresas que de la noche a la mañana, dicen que te pueden ayudar a resolver el problema de tu presencia en redes sociales.

Estas son las cosas que deberías preguntarle y tomar muy buena nota de la respuesta que te den.

  • Experiencia ? Ya se que no hay expertos. Que todo esto es muy nuevo; pero… cuánto hace que está tu agencia en redes sociales ? Cómo me piensas vender una estrategia en Twitter cuando hace 1 año que tienes la cuenta y has lanzado apenas 100 tweets ?
  • Buenas prácticas ? Me dices que tú me vas a aconsejar sobre redes sociales y tuiteas desde Facebook ? (o viceversa) No me hace falta escuchar ni media hora a cualquier gurú de los buenos, para que te repita que NO se vinculan las cuentas.
  • No tienes abuela ? No tienes ningún cliente que te recomiende que tienes que estar subiendo video cutres con pseudo éxitos miserables ? Y encima robando vídeos famosos para incrementar la cantidad de visualizaciones de tu canal ? Procúrate primero un cliente que me hable de lo bien que lo has hecho con ellos y déjate de lamerte tu mismo.
  • Servicio global ? Si necesito complementar mi estrategia en redes sociales con una campaña de AdWords; me la vais a poder ofrecer ? O me tendré que buscar la vida y contratar una agencia por cada necesidad de diseño e implementación de otras herramientas de marketing online ?
  • Seguidores ? Eso es lo que tienes para ofrecerme ? A quien le interesa el número de seguidores. Eso lo puedo conseguir yo mismo en 10 minutos y por 100 euros. O menos. Quiero que me digas de qué manera van a complementar tus servicios online a mis estrategias comerciales off line.
  • ROI ? No me hables raro. Quiero PASTA ! Ganarla o ahorrarla. Así que ahórrate tú tus discursos y dime en qué me puede beneficiar gastarme 15.000 euros en un badge de Foursquare o 5.000 en un Promoted Tweet.
  • Página en Facebook y perfil en Twitter ? Y quien te dijo a ti que me interesa tener una página en Facebook ? Y si es así; convénceme de que me conviene más que dedicarle más tiempo a Linkedin.
  • Y qué hay de lo mío ? Lo mio es mi web. Cómo piensas intervenir en mi web para garantizarme tráfico de calidad ?
  • Cuánto sabes de SEO ? Está muy bien esto de las redes sociales, pero por unos cuantos años más, mi referente de tráfico principal será Google. Qué sabes de SEO ? Pero de SEO del bueno, no del cursito de 2 horas.
  • Y que piensas hacer con mi base de datos ? Hace tiempo que estamos hablando y no me has dicho cómo piensas aprovechar mi base de datos de 5000 emails. O es que no tienes ni idea de email marketing ?
  • Qué pasa con Google Analytics ? Te he pasado mi informe de Google Analytics y no has sido capaz de interpretar ni un solo dato ? O es que la analítica web no es parte del marketing online ?
  • Y el móvil ? Aunque no lo tenga como prioritario, tengo conciencia de la importancia de adaptar mi presencia online al móvil. Y sin embargo, no te he escuchado decir una sola palabra de cómo piensas realizar la versión móvil de mi web. O será que no tienes programadores y diseñadores capaces de hacerlo ?

Mucho se habla de los vendedores de humo del social media. Pero tengamos en cuenta que para que existan vendedores, tiene que haber compradores. Y ahí es donde debes asegurarte de no caer en la trampa de los improvisados que ahora dicen que saben de marketing online. Y confunden esto, con configurar una página en Facebook.

Las cosas están complicadas. Y entre la necesidad imperiosa de las empresas de vender como sea. Y la poca ética de algunos interpretes del mundo 2.0, este río revuelto solo dejará lodo.

Lo único que me importa es que debido a estas malas artes de algunos, pierdas la fe en unas técnicas que se asoman como las más rentables para pymes y empresas de todo tamaño. Eso si; siempre y cuando se lleven a cabo por profesionales.

Espero que este mini cuestionario te ayude a determinar la idoneidad de la persona que dice poder ayudarte con tu presencia online.

 

El fenómeno Gangnam Style. La viralidad empieza con una buena estrategia

Por si alguno de vosotros llega recién hoy del espacio exterior y no sabe qué es el Gangnam Style de PSY, os pego el vídeo original, que en estos momentos tiene algo más de 614 Millones de reproducciones (si, si, has leído bien. 614)  y luego seguimos hablando…

Actualización: El día 21 de diciembre de 2012 consiguió ser el primer vídeo de YouTube en alcanzar las 1000 millones de visualizaciones.

Actualización 2: En diciembre de 2014 superó la barrera de los 2.000 Millones de visualizaciones, lo que ha provocado que Google hiciese una broma acerca del contador de YouTube.

Visto desde el momento actual, luego de las múltiples copias y performance realizadas por innumerable cantidad de famosos y gente en bodas y bautizos, podríamos decir que es el sueño de cualquier productora discográfica. Incluso el «Ai si eu ti pego» de Michel Teló quedó reducido a cenizas luego de esto.

Pero como se logra semejante éxito? O cómo dirían algunos; «Yo quiero un viral igual. Qué tengo que hacer?»

Para empezar, te diría que un viral de esta magnitud no se busca; te encuentra él. Sin embargo, nada (o muy poco) en este caso de estudio es producto de la casualidad. Vamos a tratar de descifrar qué condicionantes hicieron posible este fenómeno, gracias a un informe de la Agencia 10 Yetis del Reino Unido.

Como primera conclusión, ponen de manifiesto que su éxito no se debió a los tweets de famosos como Katy Perry o Josh Grogan, sino que estos (y otros más) se subieron a la ola cuando ya estaba en lo más alto.

Antecedentes

El vídeo fue creado por el sello discográfico surcoreano detrás PSY (el cantante), que se denomina YG Entertainment, y que tiene mucha trayectoria de producción en su país de origen. El video tiene como objetivo, ampliar el negocio principalmente a EE.UU. y el Reino Unido.

El informe revela que el estudio invirtió grandes cantidades de tiempo y dinero mucho antes del lanzamiento del vídeo. E inclusive ya tenían instalada una oficina de representación en Estados Unidos, y tienen generadas alianzas con artistas como Will.i.am. Y algunos otros acuerdos más grandes con productoras locales.

El medio elegido (YouTube), tampoco fue casualidad. YG tenía alrededor de 2,5 millones de suscriptores a sus diversos canales de YouTube mucho antes del lanzamiento de Gangnam Style, con algo más de 1,6 millones de reproducciones de sus distintos vídeos de los diversos artistas que representan (además de PSY).

Aquí entra el pajarito. Obviamente cada uno de sus músicos tiene cuenta en Twitter. Algunos con mucha cantidad de seguidores, y todos estaban alertados del momento del lanzamiento para dar un soporte amplio del estreno. Con estas bases, YG sabía que en el momento que decidieran lanzar la canción, tendrían un excelente número de impactos desde el primer día.

El vídeo

Siempre lo decimos. Es muy difícil lograr éxito si tu producto es una porquería y no llama la atención de nadie. El vídeo de Gangnam Style es una obra maestra de marketing, psicología y relaciones públicas.

Lleno de colores brillantes, tópicos surcoreanos, copias de estilos famosos (LMFAO); incluye los bolos de un nene famoso por el «South Korea got Talent», un comediante, algunos actores y el propio PSY de larga trayectoria como DJ y productor.

Si a todo eso, le sumamos un baile ridículo pegadizo, y un coro aún más pegadizo, tenemos casi garantizado el éxito entre grandes. Pero mucho más entre los chicos. Mete unas cuantas chicas guapas en el coro y un despliegue escénico digno de película de James Bond, y tienes una bomba de tiempo esperando a ser detonada.

El lanzamiento

El vídeo fue lanzado el 15 de julio de 2012 con dos tweets desde la cuenta de Twitter @allKpop, (840.000 seguidores). Una cuenta que se dedica a publicar noticias y cotilleos de cantantes de pop coreanos.

El día 1, el vídeo recibió 500.000 visualizaciones y fue número 1 inmediato en Korea.

Los medios fuera de Corea tardaron un poco en reaccionar al fenómeno. Un artículo en Gizmodo el día 26 de julio fue seguido por el Telegraaf en Holanda al día siguiente.

El siguiente empujón fue de parte de Gawker, que escribió una nota sobre la canción el día 30 que fue seguido por artículos en Billboard, Huffington Post.

Recién ahí el fenómeno dio el salto a la TV con notas en CNN y Sky News.

Estudio YouTube Gangnam Style

El súbito éxito provocó un artículo de parte de YouTube Trends que lo clasificó Vídeo del Mes por visualizaciones y likes el día 7 de agosto.

Recién algunos días más tarde, mega estrellas como Katy Perry tuitearían sobre el fenómeno dándole un tremendo impulso al éxito de Gangnam Style.

El último mega impulso lo dio el Guinness World Records otorgando a PSY un premio por haber roto todos los registros conocidos en materia de número de visualizaciones.

A partir de ese momento, los valores siguieron subiendo como la espuma, pero ya la curva de crecimiento no mantenía un ángulo casi de 90º como hasta ese momento.

Sin lugar a dudas, en las Universidades de Marketing del mundo entero se estudiará la generación y difusión de este increíble éxito.

Lo que está claro es que no necesitó el impulso de grandes prescriptores para lograr el primer impacto. Existen pruebas que estos se subieron al carro en marcha e incrementaron su velocidad, pero no fueron los generadores del arranque.

Para finalizar, os dejo una excelente infografía de los generadores del estudio y un vídeo donde explican sus investigaciones.

Fuentes: [Sourcewire, TheDrum, 10Yetis]

× ¿Cómo puedo ayudarte?